Texto normal Texto grande Texto Supergrande Alto contraste
Principal Inicio English version English
Portada
Información de
los premios
Obras premiadas
Autores finalistas
1977 - 2014
Prólogos y
otros textos
Medios de comunicación

Premios del Tren de Poesía y Cuento:Obras premiadas
  Cuentos y poesías finalistas de los Premios del Tren 2005
Comprar on-line
 
    Índice de obras
 

 Premios del Tren 2005, "Antonio Machado" de poesía

Primer premio

La tierra que persigue
Javier Lorenzo Candel

 

Dicen que afuera el tiempo va llamando

a una germinación de primavera.

Aquí dentro no hay brisa que traiga tal promesa

pero se intuye el ábrego por las ramas del pino

que señalan al norte en su abundancia.

Impaciente este tren va surcando los campos,

obstinado en trazarlos, en darles movimiento.

Yo me observo prestado a un paisaje de calma

como si hubieran puesto una furia metálica

encima de la umbría, en la labor del hombre

que trasiega los frutos, su tamaño.

Y prestado hago míos los recuerdos,

los zarzales, las rocas, los cedazos

con tierra desnutrida que son naturaleza,

los cantos de los pájaros, los mismos de la infancia.

Me sé en el territorio de los primeros años:

un niño que traspasa

la prohibición y el límite en los postes eléctricos

en donde, más allá,

las traviesas son dulce promesa de aventura.

Y en el mismo paisaje

se viene dibujando la sombra de otro niño

que asoma sus derrotas al paso del vagón,

la desesperación y el desconsuelo;

juegos ferroviarios aprendidos

delante de los rostros

que agotados mitigan sus cadenas perpetuas.

Ese tren fue razón en los largos veranos,

caravanas de hollín

que el tiempo ya limpió de oscuridades

pero que en este viaje se hacen presente íntimo,

acaso madurez anticipada.

Sobre un rumor de lágrimas o el silencio del pánico,

sobre vagones, censos

y miradas de asombro, sin embargo

se oye el murmullo ahora del tren en las traviesas,

su perfección es música

que apaga los sonidos de los campos.

Veloz el movimiento atenúa el paisaje,

verde, marrón. La estepa va prendida

en el ritmo de la locomotora.

Este tren sigue al norte. Con su prisa,

el paisaje es historia

que impone esa verdad de la consumación,

la oculta centinela del olvido.

El recuerdo y su luz pertinaz sobre las sombras.

son el final del viaje.

Que entre despacio el mundo delante de mis ojos.

© Fundación de los Ferrocarriles Españoles·   Santa Isabel, 44. 28012. MadridAviso Legal