Texto normal Texto grande Texto Supergrande Alto contraste
Principal Inicio English version English
Portada
Información de
los premios
Obras premiadas
Autores finalistas
1977 - 2014
Prólogos y
otros textos
Medios de comunicación

Premios del Tren de Poesía y Cuento:Obras premiadas
  Cuentos y poesías finalistas de los Premios del Tren 2006
Comprar on-line
 
    Índice de obras
 

 Premios del Tren 2006, "Antonio Machado" de poesía

Primer premio

En andenes que no existen
Antonio Lucas

 

Le vrai moi est ailleurs
Rimbaud

En tu nombre hay un centro de sombra,
bóveda apretada como la noche a tientas,
un escudo de frío,

pero ni tú lo sabes.

Es un temblor preciso que te diferencia,
como una absolución,
como esa música de no pensar en nada.

Te veo sin que me veas,
con la tristeza suspendida del tren que nunca marcha,
recordando estaciones en mitad de los adioses,
el seguro andén en auge,
el estruendo del vagón partiendo las palabras
allá donde la vida sólo es huella
y apenas una fiebre de sal desdibujada,

apenas un paisaje por la ventana quieta.

Te alejas mientras duermes
y el deseo despliega su metralla.
Todo es vainilla por venir,
laberinto encendido,
párpado que guarda en su fondo una muerte contigua,
una grieta de horas sin mañana,
ese espléndido asombro de los viajes
 y aquella emoción errante.

La madrugada es un cuerpo pronunciado como lo siento ahora,
una derrota evidente.
Quiero grabar en la noche tu sístole minuciosa,
que la estrecha arquitectura de tu mano no pierda la alegría
de ser araña ciega por mis sienes,
feliz como lo que no va a repetirse.

Dentro de ti suena una luz astillada,
una humana oquedad de ceniza cayendo,
un mar que suplica, mientras me das la espalda,
un fuego en el centro y su huracán diario.

Todo lo voy mirando como por vez primera:
la huida que es el sueño, su abstracta construcción,
su líquida verdad donde avivar ausencias,
su inflamable ternura de costumbre inédita...,
hasta que llegas de la nada con un corazón de esponja entre los dientes,
con tu miedo, sin dolor,
hasta que vuelve tu edad con su melena mojada de orillas cegadoras,
en un recuerdo de lentas tardes en los trenes.

Has dejado en la noche una herencia vulnerable,
un humo sin testigos,
porque esta intemperie habita en andenes que no existen
si antes tú no los pisaste.

¿Somos ahí más ciertos?

En tu nombre hay un centro de sombra.
Es un temblor preciso que te diferencia.
¿De qué renuncia ha nacido?  

¿De qué habitada niebla?

© Fundación de los Ferrocarriles Españoles·   Santa Isabel, 44. 28012. MadridAviso Legal