Texto normal Texto grande Texto Supergrande Alto contraste
Principal Inicio English version English
Portada
Información de
los premios
Obras premiadas
Autores finalistas
1977 - 2014
Prólogos
Medios de comunicación

Premios del Tren de Poesía y Cuento:Prólogos y otros textos
  Premios del tren 2006
 
   Índice de prólogos
 

 Presentación "Premios del Tren 2006"

Los Premios del Tren 2006
Jesús García Sánchez

 

Se suele decir que los premios literarios los prestigian los concursantes, tanto por la calidad de los trabajos presentados como también por el número de aspirantes a lograr los galardones ofrecidos por la entidad organizadora. También es cierto que este prestigio se va consolidando año tras año por la seriedad y ecuanimidad de los jurados que los otorgan y su honestidad.  Sencillo es en la inmensa mayoría de los premios que se conceden a obras inéditas, aparentar estas virtudes que se suponen necesarias a los componentes de los jurados, pero en los Premios del Tren que concede anualmente  la Fundación de los Ferrocarriles Españoles las imposturas, los embaucamientos y los engaños son inútiles toda vez que en este libro que tiene usted en la mano, querido lector, están editados los ganadores, los segundos premios y los cuatro accésit de cada una de las dos modalidades convocadas, cuento y poesía, y cualquier suplantación iría en contra del propio jurado.

Seguramente sea este uno de los motivos para que cada año opten a éstos galardones más obras y más autores de reconocido prestigio. Y no creo que sea por lo muy bien dotados económicamente como están, ya que otros concursos con semejantes emolumentos atraen escasa concurrencia: en esta última convocatoria se han presentado al Premio “Antonio Machado” de poesía y al Premio “Camilo José Cela” de cuentos más de 1.400 obras procedentes de 33 países. Como es habitual desde su primer año se pueden presentar obras escritas en cualquier lengua oficial del Estado español, y de cualquier nacionalidad.

Ante tal cantidad de originales pretendientes de los Premios, los miembros del Comité de Lectura, siempre bajo la dirección de Rafael Conte, y la batuta de Juan Altares, mantuvo diversas reuniones en la sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, para con riguroso trabajo y más que áspero, a veces doloroso por sus cualidades literarias, ir eliminando y, sobre todo, seleccionando los trabajos más meritorios  que después debían de pasar al último y definitivo cónclave.

El Jurado final estuvo compuesto por Rafael Conte, Coordinador del Comité de Lectura; Jesús García Sánchez, Coordinador del Comité de Lectura de Poesía; José Fernández de la Sota y Javier Lorenzo, ganadores en la anterior convocatoria de los Premios; Manuel Núñez Encabo, Director de la Fundación Antonio Machado; Juan Miguel Sánchez García, Director General del Ministerio de Fomento y Vocal del Patronato de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles; Rosendo Tello, Premio 2005 de las Letras Aragonesas, y como secretario Juan Altares, Director de Actividades Culturales de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles. La reunión definitiva para decidir los trabajos ganadores se hizo en Zaragoza el día 26 de octubre.

El Premio “Antonio Machado” de Poesía lo ganó Antonio Lucas, poeta madrileño que a pesar de su juventud (Madrid, 1975), ya ha publicado tres libros y su obra ha sido recogida en diversas antologías. En el año 2000 le concedieron el Premio Ojo Crítico de Poesía que concede Radio Nacional de España.

El segundo premio fue para Ana Merino, poeta de la misma generación, profesora en Estados Unidos, y con un considerable currículo: los premios Adonais y Fray Luis de León entre otros.

Dos jóvenes y sobresalientes poetas, de los más destacados del panorama poético español actual han merecido nuestro reconocimiento.

Los accésits fueron adjudicados a Carlos Frühbeck de Burgos, que ya lo había logrado en 2004, poeta de una considerable perfección formal y estimable facilidad verbal; a Dolan Mor, poeta cubano exiliado en España desde 1999, que presentó un poema de conseguido equilibrio y belleza. Los otros dos beneficiados, y hay que hacer constar que el orden por el que les menciono no significa ningún carácter jerárquico ya que los cuatro quedaron a la misma altura en la evaluación, fueron Federico Gallego Ripoll y Miguel Ángel Velasco. Poco se puede añadir a la brillante carrera literaria que estos dos autores llevan. Gallego Ripoll ha publicado más de una decena de poemarios, y conseguido aún más premios literarios, entre ellos el Ciudad de Irún, Jaén, San Juan de la Cruz y éste mismo año el Emilio Alarcos de Oviedo. También residente en Mallorca como Gallego es Miguel Ángel. Velasco, el otro accésit de poesía, poeta de una personalidad muy propia, que maneja el ritmo del poema de manera notable y que ha ganado los premios más prestigiosos de poesía que se conceden en España: Adonais, Fundación Loewe, etc.

Ser jurado de un premio de poesía, y algunos de los que hemos trabajado  en éste lo hemos sido o somos en otros distintos, no es fácil. No es sencillo ser jurado de ningún premio, pero las particularidades del Premio “Antonio Machado” lo hacen más dificultoso y arriesgado. No es lo mismo poder juzgar un libro entero que un único poema, que es lo que se pide en este concurso. Para bien y para mal. Los excesos de un libro no se encuentran en un solo poema, pero el ritmo o el dominio del lenguaje y del verso, tampoco. Es por ello que las dificultades en la elección de los poemas son grandes y a menudo engorrosas. El Jurado de los Premios es estable variando únicamente en que los ganadores se añaden al del próximo año, por eso desde aquí creo que el acierto en la elección de los poemas ganadores ha sido espectacular y meritorio como lo avalan los nombres de los premiados en ésta nueva etapa del Premio “Antonio Machado”: Vicente Gallego, Carlos Marzal, Benjamín Prado, Javier Lorenzo y, por último, Antonio Lucas.

Y si a la Fundación de los Ferrocarriles Españoles hay que darle la enhorabuena por los excelentes premios concedidos en la modalidad de poesía, también hay que hacerlo por los mismos motivos en la otra modalidad, la del cuento. Cerrada la primera etapa del Premio de Narraciones Breves, después de 25 años, en el volumen que reunía a los vencedores Rafael Conte señalaba en su prólogo que la Fundación de los Ferrocarriles Españoles había contribuido como nadie a que el cuento español estuviera muy vivo y que “había marcado de manera bastante decisiva la evolución  del cuento literario en España durante el último cuarto de siglo, interviniendo en ella como precursor, testigo y promotor de manera contundente. El balance ha sido el más positivo de los posibles” Y no le faltaba razón pues para mencionar a unos pocos, ganaron este premio autores como Francisco García Pavón, Jesús Torbado, Francisco Umbral, Ana María Matute, etc. Esta segunda etapa del premio, ya con el nombre de “Camilo José Cela”, no sólo no ha bajado en absoluto la calidad de los cuentos ganadores, sino que, con tan espléndido precedente, ha aumentado de forma espectacular el número de obras presentadas al certamen.

En años anteriores el “Antonio Machado” ha sido la estrella por la calidad de sus pretendientes, pero este año ha ocurrido lo contrario. Los cuentos del “Camilo José Cela” han sobresalido por la extraordinaria categoría de sus candidatos, y no me refiero únicamente a los que llegaron a la final de Zaragoza, también a otros varios que no pudieron hacerlo y que dieron motivo a innumerables discusiones en el Comité de Lectura. El número de finalistas tenía que ser seis.

El Premio recayó en Fernando León de Aranoa, brillante y exitoso director de películas como “Barrio” “Princesas”, etc. Con un cuento no menos brillante y estremecedor.  Una narración memorable que desde las primeras líneas atrae de manera admirable: “lo decía Samuel, que pasaban cada martes muy despacio, ya de noche, para que los niños no pudieran verlos…”  Inquietante y conmovedor.

El segundo premio lo obtuvo el autor cubano, ya español, Abilio Estévez, con “El tren bajo la lluvia”, narración llena de sabiduría  y buen hacer. Autor de reconocido prestigio, con obras traducidas a 14 idiomas  y que ya había merecido hace poco tiempo con un libro también de cuentos el Premio al Mejor Libro Extranjero en Francia, Realmente dos cuentos extraordinarios que enaltecen y prestigian un premio.

Los cuatro accésit del “Camilo José Cela” fueron igualmente muy meritorios. Sus autores fueron Carlos Díaz Domínguez, madrileño que aunque ha publicado algunos relatos de viaje, es más conocido en los ámbitos teatrales y cinematográficos que en los de la propia literatura; Adolfo Sotelo Vázquez, también madrileño, catedrático de Historia de la Literatura Española en la Universidad de Barcelona  y que presentó un cuento con guiños literarios al propio Cela, autor que tan bien conoce; y dos excelentes poetas que en ésta ocasión se han pasado al relato, Teresa Barbero, autora de distinguidos libros de poesía, finalista en el Premio Nadal de novela y que ha visto recompensada su labor creadora con variados reconocimientos y premios literarios, y Blanca Andreu, que con su obra poética consiguió los premios Adonais, el Ïcaro de literatura, y como cuentista el Premio Gabriel Miró, entre otros.

Doce estupendos trabajos  que no sólo enorgullecerán a los convocantes de estos cada vez más prestigiosos premios, sino que también deleitarán a los que tengan la suerte de poder leerlos todos reunidos en un mismo volumen.

La entrega de los premios se realizó en una velada nocturna en el extraordinario marco del Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón, presidiendo el acto Dª Eva Almunia, Consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, D. José Salgueiro, Presidente de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, Dª  Natalia Garzón, Presidenta de Comisión de Gobierno de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles y de Renfe, Dª Pilar Navarrete, Directora General de Cultura del Gobierno de Aragón y D. Carlos Zapatero, Director Gerente de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, que también estuvo presente como observador en las últimas deliberaciones. Al acto acudió buena parte de representantes culturales de Zaragoza y fue presentado por D. José Luis Acín, Director del Centro del Libro de Aragón. Representando a los miembros del J urado Rosendo Tello tuvo la palabra agradeciendo a los responsables de los premios todas las facilidades que ofrecieron para que el trabajo fuera sólido, convincente y justo. El comentario general fue que la literatura había triunfado de nuevo en estos premios.

La dotación de cada uno de los dos premios, “Antonio Machado” de poesía y “Camilo José Cela” de cuento, es de 15.000 euros para el ganador, de 5.000 para los segundos y de 5OO euros para cada uno de los restantes seleccionados.

© Fundación de los Ferrocarriles Españoles·   Santa Isabel, 44. 28012. MadridAviso Legal