Texto normal Texto grande Texto Supergrande Alto contraste
Principal Inicio English version English
Portada "Caminos de Hierro"
Catálogo de fotografías
Información del concurso
Exposición itinerante
Exposición antológica
El concurso visto por...
Historia del concurso
Medios de Comunicación

"Caminos de Hierro":El concurso visto por...

  Prólogo catálogo 28o "Caminos de Hierro"

“El tren, el viaje”
Ouka Leele

Premio Nacional de Fotografía 2005

 

28º Concurso Fotográfico Caminos de Hierro

Volver al índice
 
 

El Tren, el viaje

Todo es oscuro, se intuyen algunas formas que se suceden aritméticamente, el traqueteo marca un ritmo sonoro que adormece, y alguna luz que se repite, tenue, dibuja los ladrillos de esa insinuada pared, el túnel.

Por fin, ¡la luz!, el paisaje, todo se ha vuelto blanco y me ciega los ojos, descubro la nieve y su inmensa belleza, el horizonte, casi imperceptible, se difumina y funde con el cielo, más blanco que una novia.

Quiero retenerlo, pero se sucede el siguiente, y el siguiente, y el otro, un bosque que huye de mí y se aleja en cada árbol que raudo cruza mi ventana.

Quiero leer pero me atrapa lo que veo y no puedo dejar de mirarlo. Una ventana hipnótica.

¡Oh, qué maravilla!, no puedo resistir hacer una fotografía, y finalmente plasmar en vídeo lo que de la perfección del movimiento no capta la imagen estática.

Reviso las fotos que he tomado y una me golpea profundamente, he capturado la belleza y me embeleso, y entonces se inicia un proceso imparable, bajo la mesa pegada al asiento de delante, y de mi inseparable bolso en cada viaje, saco mis cuadernos, lápices, carboncillos, acuarelas. Como voy sola, invado la mesa del asiento de al lado y me pongo a dibujar, esa fotografía me ha inspirado tanto... Mi imaginación vuela.

Las acuarelas me piden agua para mojar el pincel, voy a ver si consigo un poco en el baño, si no, pasaré por la cafetería.

En el pasillo me encuentro a un viejo amigo y nos damos un abrazo enorme, me cuenta que están, en un asiento de esos de mesa compartida, jugando a las cartas y que si quiero sumarme. Me divierte tanto el plan que decido dejar las acuarelas esperando.

Pasamos un rato tan divertido..., luego invito a mi amigo a ver lo que estoy dibujando.

Se sienta conmigo un trecho del viaje justo cuando atardece y la luz acentúa toda la armonía de su rostro, decido hacerle su mejor retrato. Qué preciosidad, creo firmemente que estas fotos las acabaré exponiendo. Recogemos todo y nos vamos a la cafetería a tomar algo.

Empezamos a hablar de lo excitante que es viajar en tren, le cuento mi último viaje a Paris durmiendo en el tren y nos embarcamos en un sueño, planear hacer el transiberiano, miramos los mapas y nos ponemos a soñar.

–Viajar en tren es tan de escala humana, es tan viaje...

Yo recuerdo los trenes de mi infancia, los recuerdo siempre con nostalgia, con agrado, y deseo profundamente que el sentido de viaje que marca el ritmo del tren no nos abandone nunca.

–Sería capaz de ir a China en tren. Ojalá se pudiera ir a todas partes en tren.

Mantenemos una larga conversación, los dos recordando anécdotas. Le cuento y describo cómo me gustaban las comidas en el tren y todas las cosas que había, las teteras, los cubiertos, todo era de un material pesado que me encantaba, las bandejas, era una delicia, las ventanas de madera...

Conversamos sobre lo rápido que ahora son algunos viajes y que casi no te da tiempo a reaccionar y ya has llegado, pero eso también nos gusta y como hay otros viajes más largos en los que disfrutar de ese tiempo lento en el que leer, dormitar, mirar por la ventana, soñar, jugar... pues se compensan.

Los dos nos reímos porque hemos dicho a la vez: en tren me iría al fin del mundo.


 

© Fundación de los Ferrocarriles Españoles·   Santa Isabel, 44. 28012. MadridAviso Legal